¿Qué es el Chartismo?

Cuando invertimos en bolsa, podemos contar con dos herramientas o tipos de análisis: análisis técnico, el cual nos ofrece una “foto” de lo ocurrido en el mercado, y el análisis fundamental, basado en la información “fundamental” de la empresa, (balance, cuenta de pérdidas y ganancias…

En definitiva, un estudio sobre la empresa para conocer su valor intrínseco y determinar si el activo sobre el que queremos posicionarnos está sobrevalorado o infravalorado).

En este artículo, nos centraremos en el estudio del análisis técnico, concretamente, en una de sus disciplinas esenciales, el Chartismo.

¿Qué es el Chartismo?

El Chartismo es la técnica esencial del análisis técnico. Consiste en el estudio del gráfico para la detección de pautas relevantes ya conocidas.

Esto permite mejorar así las posibilidades de predicción sobre el comportamiento del precio, especialmente en la tendencia, elemento fundamental para el análisis. Se busca el reconocimiento de líneas y pautas geométricas concretas.

Cabe destacar que, por su componente estadístico, todos los elementos y formaciones chartistas tienen un determinado porcentaje de fiabilidad. Puede ser mayor o menor en función de otros factores (por ejemplo, el lugar en el que aparecen dentro del gráfico, la situación general de los mercados, el apoyo del volumen y/o de otras técnicas de análisis…).

Existen muchas pautas para realizar el análisis (rectángulos, triángulos, Hombro-Cabeza-Hombo etc), pero toda pauta puede descomponerse en una combinación de elementos básicos:

  • Soporte: es el nivel horizontal en el cual aumenta considerablemente la probabilidad de que una caída finalice, por lo menos temporalmente, dado el fuerte aumento previsible de la demanda.
  • Resistencia: nivel horizontal en el que aumenta la probabilidad de que una subida finalice dado el fuerte aumento previsible de la oferta.
  • Directriz: es probablemente el elemento técnico más importante al representar tendencias. Es una línea que une al menos dos mínimos (directriz alcista) o máximos (directriz bajista) e identifica, mientras no es perforada por el precio, una tendencia. Las directrices se crean con dos puntos y se confirman con el tercero. Debe ser prolongada y con varios puntos de apoyo.

Plazos temporales

Es extremadamente importante el manejo de los plazos temporales apropiados a cada momento.

Las tendencias en distintos plazos temporales pueden ser diferentes, y por lo tanto, en el chart podemos tener el precio influido a la vez por una directriz alcista de largo plazo y una resistencia de corto, por ejemplo.

El precio

Es importante recordar una norma fundamental en el chartismo: tan importante es la situación y relevancia de un nivel como la forma en que se alcanza. Una caída vertical tiene grandes posibilidades de, al menos, perforar un soporte, mientras que una aproximación de pendiente más baja podrá propiciar como mínimo rebotes de corto plazo en el soporte.

A continuación vamos a describir las distintas situaciones que se pueden producir cuando la tendencia rompe los soportes/resistencias:

Figuras chartistas

Sin ruptura: es el caso más habitual. Al alcanzar el soporte (puede darse una pequeña perforación, habitualmente en rangos inferiores al 1%) el precio rebota e inicia una tendencia, en principio de corto plazo, alcista, con máximos y mínimos crecientes.

Ruptura directa: el precio llega al soporte con fuerte pendiente y no realiza ningún rebote. La primera perforación es profunda y se ve seguida de un pull-back. Las compras realizadas anteriormente en la zona de soporte deben deshacerse en ese movimiento.

Mínima consolidación: tras una pequeña perforación, el precio vuelve a situarse por encima del soporte. Se identifica porque el volumen no aumenta significativamente en este movimiento, no se supera ninguna resistencia de corto plazo y después del rebote, la caída es muy rápida.

Consolidación temporal: suele haber un apoyo adicional en el soporte y una tendencia lateral de corto plazo. Es habitual que suceda en soportes de corto alcance que facilitan una parada en las caídas coherente con este alcance, es decir, paradas que duran un tiempo similar al trazado en el soporte.

Por último, no debemos olvidar algunas consideraciones:

  • Cuanto más rápido y más aumente el volumen en un rebote, por lo general, más sólido será el comportamiento del soporte.
  • Las directrices podrían interpretarse como soportes o resistencias inclinados, pero no es así, éstas identifican una tendencia.
  • El distinto comportamiento del precio en soportes y resistencias se puede gestionar mediante el uso de stop loss y el establecimiento de escenarios.